Fundamentos Ciclo de Cine de Colectividades

Fundamentos Ciclo de Cine de Colectividades

¿Cómo es ser argentino y, a la vez, paraguayo, coreano o árabe? ¿Es lo mismo
pertenecer a la comunidad armenia siendo varón, mujer, no binarie? ¿Quiénes
somos cuando somos muchas cosas a la vez? ¿Cuáles son nuestros miedos?
¿Quién es el otro y cómo somos en relación a él? ¿Cuándo y cómo aparece la identidad que prevalece?

Sabido es que la Argentina y, en particular, la Ciudad de Buenos Aires, recibió a millones de extranjeros durante su historia y que, en su seno, se han organizado numerosas colectividades que con su trabajo y costumbres han nutrido a este país. Las comunidades se fundan en el momento en que personas migrantes o refugiadas se organizan en torno a la identidad de su lugar de origen. Con el fin de asegurar la persistencia de sus tradiciones y su cultura, construyen instituciones como colegios, clubes y templos, cocinan sus comidas, celebran sus festividades y comparten sus duelos. Además, establecen mecanismos de solidaridad entre sus miembros y articulan reclamos políticos frente a las autoridades. Sin embargo, los integrantes de las colectividades no siempre desbordan de las certezas que buscan otorgar esas estructuras. Con el paso de las generaciones surgen preguntas vinculadas con el cruce, el punto en el que las identidades –la que da origen a la comunidad y las que se construyen con el paso del tiempo en el lugar que se habita– se chocan, dialogan, se nutren, mutan y persisten.

Pero la identidad no es solo aquella que está anclada en una religión o en una nación, tampoco puede ser nunca solo colectiva: si así fuera todos los integrantes de una colectividad serían iguales. ¿Cómo dialogan nuestros deseos, gustos, ideales con lo que nos fue heredado? ¿De qué forma puede convivir todo aquello que somos para sentirnos libres?

El Ciclo de Cine de Colectividades buscará explorar algunos de los interrogantes que surgen en torno a la identidad -o mejor dicho, a las identidades- en las comunidades. En sus escritos sobre cine, Tarkovsky sostiene que, con ayuda del arte, “las personas intentan avanzar la una en dirección a la otra, estableciendo comunicaciones sobre sí mismas y adoptando experiencias ajenas”. Tal vez no haya mejor manera de presentar la propuesta que a través de estas palabras, porque las películas seleccionadas buscarán precisamente eso: ser vías que comuniquen a las colectividades entre sí. Al final, puede que lo más llamativo no sea la ajenidad de una experiencia comunitaria respecto de otra, sino la inmensa familiaridad que puede existir entre ambas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.