‘No te preocupes cariño’: ¿Estas preparado para vivir la vida que te mereces?

Mientras que el mundo de “No te preocupes cariño” presenta un estilo de vida de lujo que evoca la era del Rat Pack, con todo el glamour exterior (y los roles de género arraigados) de la época, para la cineasta Olivia Wilde, el atractivo inmediato fue la oportunidad de investigar la historia subyacente y los temas con una mirada centrada y un punto de vista transmutado que le detonó un fuerte ímpetu de sumergirse en la dirección del proyecto.

La directora/productora/actriz recuerda que, bajo una capa de pintura pulida a la perfección, “me intrigaba mucho el concepto general de “No te preocupes cariño”: ¿qué hace falta para que alguien haga lo correcto, a pesar del enorme sacrificio que supone? Más concretamente, la idea de alguien que vive en una sociedad diseñada enteramente para su comodidad, sólo para descubrir que esa sociedad es corrupta. ¿Puede ser tú quien reconozca que esa sociedad es intrínsecamente errónea y que debe desmantelarse? Como cineasta, me atrajo esta historia original con una heroína brillante, llena de matices y compleja”.

Katie Silberman, guionista, escritora de la historia, productora y reciente colaboradora de Wilde en la crítica y popular “La noche de las nerds”, declara: “Olivia y yo empezamos a hablar de lo que podíamos hacer con el concepto y contar una historia que tratara sobre la amistad, el romance y una persona lo suficientemente valiente como para enfrentarse a toda una sociedad. Acabábamos de trabajar juntas y queríamos volver a hacerlo. Nos dimos cuenta de que esta idea era algo que podíamos llevar a cabo, trabajada desde el interior de una alegoría y en el marco de un thriller psicológico. Nos entusiasmó mucho”.

Para interpretar a su heroína, Alice —la mitad de una pareja delirantemente feliz—, Wilde contrató a una actriz que puede proyectar, simultáneamente, un look de mediados de siglo pasado y contemporánea: Florence Pugh y, como a su adorado marido, a Harry Styles como protagonistas.

Los temas provocativos y de fácil identificación del proyecto despertaron el interés de Pugh: “Trata de muchas dinámicas diferentes. Trata del control, la manipulación, la opresión, las relaciones, las fantasías sexuales. Trata sobre cómo mantienes la perfección de tu vida y, de cuando no lo es… ¿qué harás al respecto?”.

Styles, quien interpreta al volátil Jack, dice: “Creo que, en general, esto trata sobre las relaciones… y la confianza, la traición, el amor, la pasión, el sexo… y el sol y… Palm Springs”.

Wilde se encontró con el concepto de los guionistas y productores ejecutivos Carey y Shane Van Dyke, que “surgió después de navegar por anuncios viejos de los años 50, muchos de los cuales pintan una imagen de una sociedad patriarcal “tan perfecta”, con mujeres al servicio de sus siempre sonrientes maridos. Algunos son tan malos que cuesta creer que sean reales. El mundo ahí representado nos parecía casi artificial. Entonces, solo fue cuestión de mirar el mundo real y darse cuenta de que parece que estamos retrocediendo a esa época. De repente, el mundo representado en esos anuncios se convirtió en un lugar muy aterrador en nuestras mentes, especialmente para la mujer… Fue entonces que supimos que debíamos encontrar una manera de entrar y explorar el tema a través de la lente de un thriller psicológico”, dicen los Van Dykes.

Wilde se dirigió inmediatamente a Silberman, quien, igualmente inspirada por la premisa central de los Van Dyke, trabajó con Wilde para situar la historia en una ciudad desconocida rodeada de misterio —Victory— y construir la comunidad experimental desde cero. 

Los Van Dykes cuentan: “Siempre fue muy importante para nosotros contar la historia desde la perspectiva de una mujer. Así que tuvimos muchas conversaciones, primero con las mujeres de nuestras vidas para guiarnos, luego con nuestros productores de Vertigo, Miri Yoon y Roy Lee, y con [la productora ejecutiva] Catherine Hardwicke. Pero fueron Katie y Olivia quienes realmente lo aterrizaron. Al ser grandes fans de “La noche de las nerds”, no podemos estar más emocionados. Katie es una escritora increíble y una persona encantadora que hace maravillas al introducir a la gente en la experiencia femenina. Ella es lo que la historia y el personaje necesitaban y no hay nadie mejor en quien podamos pensar para llevarlo en la dirección que buscamos”.

Yoon, de Vertigo, dice: “Cuando el proyecto llegó a Vertigo, inmediatamente notamos el potencial que esta historia tiene para narrarse en pantalla grande. La idea de examinar un mundo creado y orquestado expresamente por hombres y, por otro lado, de una mujer que ‘despierta’ para dar cuenta de ese hecho nos pareció perennemente relevante. El componente del suspenso como motor narrativo ayudó a iluminar las capas de la experiencia femenina dentro de ese mundo. Olivia expresó inicialmente su gran interés en protagonizar la película, lo que la llevó a dirigir y producir, además de traer a bordo a la inigualable Florence Pugh y al resto de nuestro tremendo reparto. El trabajo de Olivia y Katie aportó aún más especificidad a la conversación sobre la vida bajo la mirada masculina y, por supuesto, hizo estallar el mundo de Victory de la forma más intencionada e imaginativa”.

Wilde cuenta: “Nos sumergimos y empezamos a desgranar el mundo hasta llegar a las cuestiones más esenciales que nos parecieron más atractivas. El centro de todo está la pregunta: ¿qué pasaría si tuviéramos una vida que fuera, de hecho, idealizada? ¿Por qué desarmar una vida tan cómoda? Eso es en lo que todos debemos reflexionar. Parece que muy pocas personas en la historia han tomado esa decisión y, sin embargo son ellas quienes realmente pueden hacer la diferencia.”

“Los temas con los que trabajamos giraron alrededor de la idea de la valentía real”, continúa, “sobre lo que realmente significa ser un pensador independiente, y ser capaz de identificar los defectos en un sistema que te sirve. Pero también, esta película es un romance. Queríamos contar la historia de un amor profundo y auténtico —aunque, tal vez, potencialmente dañado— pero tan real y puro que cautive a las audiencias, a pesar de su mejor juicio. Como miembro del público, creo que es divertido e interesante sentirse en conflicto. Cuando sabes que algo va mal, pero que la conexión de tu corazón con los personajes es tal que puedes entender por qué se ponen en esa situación”. 

Silberman ofrece: “Quisimos mostrar cómo no siempre es fácil reconocer que el sistema del que formas parte está roto. Que cambiar algunas de las cosas difíciles o que están fundamentalmente mal significa arrancar tu vida desde sus cimientos. Puedes formar parte de un sistema del que disfrutas, pero sabes que está mal en un sentido más macro; eso es difícil de reconocer. Hace falta que los individuos se unan y reconozcan que incluso los elementos buenos son a veces los que deben cambiar. Quisimos que esto siguiera siendo un hilo conductor importante, algo en el centro de la historia”.

Para crear su edén, Wilde y Silberman elevaron la apuesta dramática al imaginar una fantasía llena de lujos en una vida idílica, con sustento en la suntuosidad y el atractivo visual de los años 50 y principios de los 60, especialmente en la comunidad del desierto que se convirtió en sinónimo de glamour relajado e indulgencia: Palm Springs, California. 

Wilde se entusiasma: “Pensamos que podríamos divertirnos mucho con el aspecto de poder materializar tus deseos que tiene este mundo. Para mí, poder crear mundos es quizá la mejor parte de ser directora. Cuando incluyes a tu equipo —diseñador de producción, director de fotografía, diseñador de vestuario, peluquería y maquillaje y, por último, los actores— creas esa atmósfera. Nos propusimos construir un mundo tan maravilloso que nadie en su sano juicio pensaría en destruirlo… y luego crear un personaje que contemplara hacer precisamente eso”. 

Para Pugh, la idea de Victory es tanto un lugar como una forma de vida: “Victory es la perfección. La victoria es cuando eres joven y cierras los ojos, y te imaginas la mejor vida posible para ti. ¿Cómo es esa imagen? La visualizas junto a las palmeras, junto a la piscina. Te la imaginas con un cóctel en la mano y con un look increíble todo el tiempo. Así es como veo Victory. Todo está realzado y todo es perfecto”.

Silberman añade: “Victory es un lugar soleado y precioso todos los días. Es todo lo que nos gusta de Palm Springs en los años 50 y 60, pero no son los años 50 y 60 que crees conocer: también es un lugar verdaderamente progresista, sexy y divertido. Todo el mundo bebe y sale de fiesta todo el tiempo. Es casi como un campamento de verano para adultos, si pudieras vivir sin consecuencias en el lugar más hermoso que puedas imaginar con tus mejores amigos. No hay preocupaciones de dinero, porque todo se carga a las cuentas corporativas de Victory. Los hombres forman parte de algo realmente importante y las mujeres están ahí para apoyarlos. Por la noche, se divierten como nunca. Olivia quería que la primera reacción del público fuera: ‘¡Quiero vivir ahí!’”. 

A pesar de que Victory debía ser seductora y el sueño de los conocedores de la indulgencia de mediados de siglo, Wilde y Silberman también buscaron que los cimientos del mundo estuvieran arraigados en la realidad, por lo que se sumergieron en la investigación, empezando por sus familias. Según Silberman: “Hablamos mucho de las mujeres de nuestras familias, de cómo fue para ellas crecer en una época determinada, y de cómo creemos que habría sido si no hubieran crecido con esas restricciones. Es una especie de homenaje a esas mujeres realmente brillantes y fuertes de nuestras vidas que crecieron en una sociedad que no les dio las oportunidades que nosotros sí tuvimos”.

Más allá de lo familiar, las cineastas estudiaron el desarrollo de Palm Springs, centradas en las décadas de interés para la historia. También leyeron sobre sociedades secretas y programas gubernamentales (por ejemplo, el Proyecto Manhattan, que encabezó la investigación y el desarrollo de armas nucleares durante la Segunda Guerra Mundial). Silberman explica: “Este proyecto fue muy divertido, porque alivió muchas dudas en términos de investigación. Tuvimos acceso a tantos mundos para investigar en diferentes maneras, científica y filosóficamente. Incluso fotos de mujeres haciendo senderismo por las montañas en el Palm Springs de los años 50, completamente peinadas y maquilladas, en tacones y vestido… y eso era real. El espectro que observamos fue extraordinariamente amplio”. 

La investigación no sólo impulsó el desarrollo y la creación de Victory y el mundo de “No te preocupes cariño”, sino que también resultó ser una herramienta útil para la construcción de los personajes. Prepararon paquetes de información para cada miembro del reparto que incluían materiales de referencia y posibles artículos que el personaje pudo haber encontrado en la época. Silberman afirma: “Olivia no sólo es una directora extraordinaria y una gran actriz, también es magnífica para elegir a los actores de sus historias. Este grupo de personas son los actores para quienes es más fácil escribir en el mundo, no sólo porque ellos mismos originaron muchas ideas brillantes, sino también porque todos son muy talentosos. Sólo quería seguir escribiendo más y más páginas para ellos”.

Fuente: Notas de Producción de No te preocupes cariño de Warner Bros. Pictures

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *